jueves, 21 de julio de 2011

Reseña: EL QUINTO DÍA

 Planeta. Barcelona, 2006. Título original: Der Schwarm. Traducción: Griselda Mársico. 1.024 páginas.

Permitidme una licencia poética, un canto a la Naturaleza: La Tierra está sufriendo. No es una opinión, es un hecho indiscutible. En pos del progreso humano, tan común y equivocadamente ligado a la mejora de sus condiciones vitales, el hombre está acabando con recursos naturales, exterminando biosferas y tratando de reescribir el frágil equilibrio ecológico del que forma parte. Y el daño que causamos crece de forma exponencial: cuanto mayores son nuestros conocimientos y posibilidades tecnológicas, mayores son la destrucción y el mal que causamos. ¿Será posible que Gaia, Pachamama, la Madre Tierra, o como la queramos llamar, esté tratando de sacudirse ese molesto virus en que nos hemos convertido? No hay más que ver cómo en los útimos tiempos estamos asistiendo a una notable escalada de catástrofes naturales en forma de terremotos, huracanes, tsunamis o erupciones volcánicas.

Sirva esta entradilla para hablar sobre el mejor libro de catástrofes naturales que jamás he leído: El Quinto Día, de Frank Schätzing. Tampoco quisiera confundir a nadie: ésta no es estrictamente una novela sobre catástrofes, es mucho más. Todo arranca con unos extraños acontecimientos que no parecen tener una causa común: pescadores desaparecidos en Perú, desconocidos organismos ocupando cientos de kilómetros del fondo marino noruego, o el inquietante cambio de comportamiento de las ballenas cerca de las costas canadienses. Dos investigadores (un biólogo noruego y un experto en ballenas amerindio) llegarán a la misma preocupante conclusión: algo realmente grave está a punto de suceder.

 
Con este arranque Schätzing nos introduce en una historia que atrapa sin remedio al lector gracias a las estremecedoras e increíbles situaciones que se producen. Lo mejor es que lo hace sin perder un ápice de credibilidad, sustentando su relato en unas sólidas bases científicas que le sirven para dar veracidad a todo lo que leemos. La labor de documentación del escritor alemán es encomiable, como lo es también su buen estilo narrativo, pues consigue que el lector absorba todos los conceptos científicos que el libro trata (biología, geología, teoría evolutiva) con asombrosa facilidad.

La información que ofrece no es simplemente interesante como algo ajeno y extrapolado de la historia; son datos que dan coherencia y sentido al desarrollo de la novela, y entran en el lector sin dificultad, gracias a un registro cercano y muy asimilable. No recuerdo un libro en el que me haya visto tantas veces aparcando la lectura para profundizar por mi cuenta  en alguna teoría o dato. Y lo hacía por gusto, no porque lo necesitase para comprender la historia. Quien haya disfrutado de autores como Michael Crichton encontrará en Schätzing un escritor más imaginativo, eficaz y entretenido de lo que fue nunca el creador de Parque Jurásico.

Los personajes están fantásticamente construidos, son tridimensionales. A pesar de que el peso narrativo lo lleven los extraordinarios acontecimientos que se relatan, los protagonistas no son títeres planos moviendose al vaivén de la trama. Conoceremos su personalidad, motivaciones, objetivos. Hay una identificación plena con ellos. Destaca el papel de Sigur Johanson, el investigador noruego, a quien se le toma un cariño especial. Tan sólo un inciso negativo: uno de los protagonsitas realiza un largo viaje, a mitad de novela, para reencontrarse con sus orígenes. Es una parte que hace bajar el ritmo considerablemente y que tampoco aporta mucho al relato. Son tan sólo unas cuantas páginas, pero creo que se podría haber prescindido de ellas sin que la historia se resintiera en absoluto.

Como decía, si hay algo en El Quinto Día que sobresalga son sin duda los acontecimientos que viviremos. El libro se lee con el corazón en un puño, literalmente. En concreto, existe una descripción de una tragedia al final de su primer tercio que es sencillamente impresionante, sobrecogedora. No quiero dar muchos datos (que no os destripen nada del libro, os lo arruinaría), pero sólo por esos páginas ya merecería la pena su lectura, aunque el resto del tocho fuese infumable. Afortunadamente no lo es. Tratándose de un libro tan voluminoso, es de admirar que el ritmo apenas decaiga en ningún momento. Todo lo que sucede es tan exagerado e imprevisible que será difícil dejar de leer. Incluso aquellas partes de pura disquisición científica (repito, muy accesibles y fáciles de seguir) son emocionantes por todo lo que sugieren y anticipan, e interesantes por lo instructivas que resultan. Schätzing nos descubre un nuevo horizonte que resulta estar mucho más cerca de lo que pensamos: el océano. Creedme si os digo que se os va a revelar una nueva  y escalofriante dimensión del Gran Azul, y de todo lo que lo habita...

El libro tiene un punto culminante, un clímax, a partir del cual se precipita hacia un final tal vez demasiado brusco y en ciertos aspectos poco satisfactorio, si bien es cierto que resultaba complicado dar un cierre eficaz y complaciente a una historia tan original. Y es que ésa es otra de las excelencias de la novela de Schätzing: su premisa es muy original. Las explicaciones y las causas de los graves problemas que se plantean son asombrosas. El lector va descubriendo junto a los protagonistas el porqué a los sucesos, y se sorprende por lo insólito pero a la vez verosímil de las razones. Unas razones que desgraciadamente están de rabiosa actualidad y que recomiendo descubras ya mismo leyendo esta magnífica aventura, que tanto tiene que ver con la entradilla a la reseña.

4 comentarios:

  1. Con tu reseña y las pequeñas historias que compartiste conmigo durante tu lectura, he de decirte que me has intrigado. Tengo muchísimas ganas de leerlo y creo que será mi compañero de viaje a la vuelta de vacaciones.

    ResponderEliminar
  2. Ya verás cómo te encanta Ro...además es un libro genial para verano, por lo divertido que es y por lo "marino" que resulta!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho la reseña, en cuanto termine "Los Cantos de Hyperion" me pondré con "El Quinto Día". Por cierto, Hyperion es totalmente recomendable sobre todo para los fans de la ciencia ficción pura y dura. Confieso que yo no soy un enfervorizado seguidor de este género pero este libro me está gustando mucho, tanto por sus personajes y su pasado, por la manera en que está escrito y porque aún quedándome poco para el final, la historia no tiene nada de predecible y aún no tengo ninguna hipótesis sobre como va a hacerlo. Y sobre todo me ha gustado el Alcaudón, un personaje que debería de tener un libro propio.

    ResponderEliminar
  4. Te animo a que le des una oportunidad a "El Quinto Día" Luis, no te vas a arrepentir!

    Respecto a Hyperion, cierto que es CF pura, pero no me parece muy hard, sino bastante accesible para casi cualquier lector. Por eso creo que aún no siendo fan del género, te puede estar gustando...por cierto, me alegro de que no tengas ni idea de cómo acabará todo, porque...es una maravilla, ya verás, ya.

    Un agudo y afilado saludo alcaudoniense...

    ResponderEliminar

No te cortes, ¡exprésate!