lunes, 18 de julio de 2011

SONISPHERE MADRID

Ha sido un fin de semana intenso. Hace ya unos meses alguien llegó a casa con un sorpresón: un par de abonos para Sonisphere. Tras mucho tiempo aguardando con ansia que llegara el momento de disfrutar del festival, ya ha terminado; como todo lo bueno y de lo que se disfruta, ha pasado volando. Ahora, unas horas después de dar por cerrado el fin de semana festivalero, es momento de comentar alguno de sus aspectos.

El cartel prometía grandes alegrias. Ambos días contaban con grupos de renombre, entre otros que, si bien no son grandes reclamos populares, si sirven para dar empaque a un evento de estas características. Nadie va a negar la calidad y el empuje de grupos como Sôber, Hammerfall, Apocalyptica o Lacuna Coil. Pero casi todos estábamos allí por los que de verdad reclaman la atención y se llevan las portadas: Iron Maiden, Twisted Sister, Dream Theater, Slash, y para un servidor Arch Enemy.


Si la música es el motivo catalizador de este tipo de eventos, debe ser lo primero en analizarse. Y desde la perspectiva del seguidor medio creo que ha sido un fin de semana redondo. Los grupos se entregaron con mucha alma al público, con interpretaciones en general de sobresaliente. Iron Maiden son en gran medida el mito que son por no rebajar nunca la calidad de sus directos. Aunque cualquier seguidor de los ingleses sea capaz de acertar de antemano el 70% de su setlist, esto no resta ni un ápice de emoción. Fueron 2 horas de diversión con el grupo volcado en ofrecer un show que arrancó demasiado pronto en mi opinión (creo que a gente como esta no se la puede ver con el sol todavía en lontananza).


Iron Maiden, garantía de éxito

A pesar de ello, enseguida cayó la noche, con lo que el show ganó en espectacularidad, juegos de luces y demás. El repertorio, como es habitual en ellos, genial, si bien creo que costó entrar en calor con tanto tema (mediocre) del último disco (poco notable) al comienzo del concierto. El Dorado, The Talisman, o Coming Home no son lo mejor que La Doncella ha parido, para qué engañarnos. Sin embargo, en cuanto empezaron a caer The Evil that Men Do, The Trooper, When the Wind Wild Blows (ésta SÍ es la buena del último trabajo), o Hallowed be thy Name el entusiasmo subió como la espuma. Mención especial para Fear of the Dark, que siempre me ha parecido una canción tediosa que no merece la fama que tiene, pero que en directo es intensísima y les funciona de maravilla; es la segunda vez que les veo y la segunda vez que me pasa. Por supuesto se echaron de menos algunos clásicos, pero es algo con lo que cuentas por adelantado cuando vas a ver a Harris, Dickinson & Cia. Un 10, sin duda el concierto grande del festival.
"La guitarra se toca con los dedos así"

También estuvieron de maravilla Twisted Sister. No son, ni mucho menos, uno de mis grupos de cabecera, y a pesar de verlos con cierto distanciamiento puedo decir que su actitud en escena seguramente fue la mejor y más amena de todo el fin de semana. Consiguieron la participación constante del público con juegos y vaciles varios (mención especial para ese estribillo del We Are Not Gonna Take It reconvertido en un "Huevos con Aceite", un momento teniente muy...Pablo Motos).

Otros que no me esperaba que me hiceran disfrutar tanto fueron Slash y los mercena...los músicos que se ha agenciado para esta gira. Soy de la opinión de que Slash era el genio compositivo de Guns N´ Roses, pero que Axl era su espíritu y quien realmente consiguió elevar a ese grupo a la categoría de mito. Y siempre he pensado que, por separado, pagaría antes por ver a Axl que a Slash. Pues a tenor de lo vivido en Sonisphere tendré que replanteármelo. No sé si fue la ejecución prácticamente perfecta del rizado guitarrista o el parecido asombroso a la voz de Miles Kennedy (el cantante que le acompaña en escena) con Axl Rose, pero los temas que cayeron de la etapa G´n´R me hicieron disfrutar muchísimo y me sentí como si fueran los originales quienes estaban sobre las tablas. Nightrain, Paradise City, My Michelle o la inevitable Sweet Child O´ Mine sonaron estupendamente y me pusieron los pelos de punta, literalmente. Tal vez esta virtud sea, irónicamente, el mayor defecto que arrastra Slash; por mucha calidad que tengan sus trabajos post-G´N´R, nunca va a poder deshacerse del tremendo peso que tienen sus composiciones de aquella época, y así se lo van a reclamar siempre sus seguidores. Por muy alta que sea la copa de sus eternos sombreros, la sombra de las pistolas y rosas será siempre más alargada.


Nightrain, temazo de G´n´R


Arch Enemy, by Michael J. Fox
 Arch Enemy era, visto el perfil de los grupos en este festival, harina de otro costal, el grupo que iba a poner el acento Death Metal. Y vaya acento. La señorita Gossow ha conseguido, a base de demostrar sus virtudes (vocales), meterse en el bolsillo a todos, incluidos los escépticos que veían con malos ojos la incorporación de una chica como cantante del fenomenal grupo sueco. En Sonisphere volvieron a demostrar porqué siguen a la vanguardia del Death Metal melódico. Todos los temas fueron interpretados impecablemente, y defendieron con gran calidad su último trabajo, Khaos Legions. Los hermanos Amott son una máquina salvaje de escupir riffs, y Ángela hizo lo propio a las voces. Un gran "pero" a su actuación: ¿sólo 45 minutos? Supongo que por causas ajenas al grupo, pero personalmente me supo muy mal la corta duración de su actuación, tratándose de unos de los pesos pesados.


Lo mejor de Arch Enemy


Petrucci está triste sin Portnoy
Tenía muchos motivos para coger con ganas el concierto de Dream Theater: nunca les había visto, estrenan batería y enseguida tendremos nuevo trabajo. Por varias razones no pude disfrutar como hubiese querido de los neoyorquinos, siendo la principal de ellas la hora de actuación. A las 18,15h y con el sol causando estragos es muy difícil mostrarse entusiasta, la verdad. Su setlist tampoco acabó de gustarme; me encanta la vertiente más metalera del grupo (algo en lo que incidía la presencia de Portnoy, ay cuánto se te va a echar de menos), y la mayor parte de las canciones que tocaron tiran más hacia el lado progresivo. Metropolis pt. 1: the miracle and the sleeperUnder a Glass Moon son una delicia de ver por la inmensa capacidad técnica de los virtuosos que las interpretan, pero no acaban de hacerme estremecer...y pude reafirmar mi opinón sobre James Labrie, un vocalista que está muchas divisiones por debajo de sus compañeros.

Todo esto en lo que a la parte musical se refiere. Y ahora vayamos al asunto que más ampollas ha levantado: la organización y las condiciones del festival. Lo diré sin paliativos: una mierda. Hemos comido más polvo que un ñu en plena migración. ¿Cómo se puede organizar un evento de estas características en un secarral como aquel? Vale que Madrid no ofrece grandes zonas al aire con vegetación y ambientes agradables (esta comunidad es un erial de secano), pero siempre se puede ofrecer comodidades y aclimatar el lugar. Pues no. Abrir la boca y saborear el polvo era todo uno. Ver gente tratando de disfrutar mascarilla en ristre me pareció surrealista. En serio, a poco que la gente se moviera un poco, los nubarrones de polvo, arena y paja cubrían las cabezas (y las cervezas, que a veces parecían tener una capa de Muesli). Los baños se mostraron insuficientes, sobre todo el sábado que había mucha más gente, y las barras ídem. Lograr una consumición suponía emplearte a fondo durante media hora. Y ya, en el colmo de la desorganización, que no quede agua a las 23h. de un sábado para 40.000 personas me parece MUY denunciable. ¿Qué pasa, que tenemos que hidratarnos con ron? Ok, la verdad es que me va muy bien para pasar mi bocadillo de arena, gracias.

Los precios excesivos y el dudoso emplazamiento del escensario (imposible de ver para toda la gente que hubo el sábado) acabaron por contribuir a ofrecer una pésima imagen de la organización. Y lo que expreso no es más que el sentir generalizado; sólo hace falta que os paséis por los foros de http://www.rafabasa.com/ para que comprobéis cómo está el ambiente. ¿Compensa todo esto por ver unas excelentes actuaciones? Yo me lo pensaría mucho...y creo que acabaría por concluir que si quieres festivales (heavies), o bien te vas a otros MUCHO mejor organizados, tipo Sweeden Rock...o esperas a que tu grupo favorito esté de gira.

5 comentarios:

  1. Pedazo crítica que has hecho, eh!! Jejeje. Opino prácticamente igual que tú respecto a la música (y al polvo :-S). Los Maiden estuvieron cojonudos pero los Twisted enamoraron!! Qué cracks!!! "Huevos con aceite" y "I Wanna Fuck!!"... Impresionantes!! Un concierto intenso de lo más divertido. Se me hizo cortísimo!! Igual que el de los Dream Theater, que se me hizo tan cortito... Snif :-(. Lo de las horas también lo veo una pasada... Con las ganas me quedé de ver a Hammerfall pero a ver quién tiene huevos a bajarse con el calorazo y to el sol a las 15:30 al recinto de los conciertos :-S. En la tienda con cerveza se estaba mejor ;-).
    Respecto a la organización... No sólo estuvo mal en el recinto del concierto. En la zona de acampada había muchos "meaderos" para chicos pero cabinas azules para estar tapaditas había muy pocas para toda la gente que allí estaba acampada... Te puedes imaginar las condiciones!!! PUAG!!! :-S Encontrar una decente era una odisea en toda regla. Igual de pocos los baños de las casetas de obra y las duchas... La cola que había el sábado por la mañana era kilométrica... En fin... El resto de la zona de acampada estupenda. Mucho sitio, mucha sombra... Se estuvo muy a gustito. Yo la verdad es que disfruté mucho y me lo pasé como una enana (entre tanto heavy altísimo de verdad que era una enana :-P).
    En Septiembre repetimos para el En Vivo!!! :-D

    ResponderEliminar
  2. Sí Patri, Iron Maiden y Twisted Sister estuvieron a otro nivel...aunque incluso mejor sesnación dejaron los segundos, porque de Iron Maiden ya sabes qué te vas a encontrar, son como un metrónomo, todo perfecto, por lo que no hay lugar a la improvisación y sorpresas.

    Increíble lo de las cabinas para chicas, aunque claro, quién iba a pensar que os guste el metal tanto como a los chicos...

    Un gran fin de semana!! Gracias por comentar!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Guillermo, las fotos muy bonitas, sobre todo la del abrazo a tu chica, si te fijas bien verás que hay gente con suerte que puede abrazarse a la persona que quiere y otras que no tienen más remedio que abrazarse "a su culo". Fíjate en la heavy de la derecha, supongo que será una postura cómoda. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola anónimo! Muy observador!! Aunque en descargo de la amiga rascaculos, hay que reconocer que hacía mucho calor y que esa sería posiblemente una de las maniobras de ventilación más aerodinámicas y eficientes!
    Gracias por el comentario, espero verte a menudo por aquí.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Cierto es, Guille, que dejaron mejor sensación los Twisted. Eso fue una descarga de adrenalina en toda regla. Después de ver a Maiden, quién pensaba que alguien los superaría?? Pues ahí estaba el señor Dee Snider para dar una lección y hacernos vibrar, botar, reír y disfrutar como hacía tiempo!!! Me encantaron.
    Sí, increíble lo de las cabinas... :-S. Siéntete con suerte de no haber abierto ninguna para ver si podías entrar... :-S. Ya se debería saber que a las chicas nos gusta el Metal tanto como a los chicos... Aynsss... Me temo que en el En Vivo me va a tocar sufrir otra vez lo mismo... Qué envidia me dais a veces los tíos, coño!!! Aunque merece la pena por ver conciertos como el de Twisted!! Ya te diré qué tal el En Vivo ;-)
    De nada, hombre, será por comentar... Como yo hablo poquito... :-P
    Besotes

    ResponderEliminar

No te cortes, ¡exprésate!